La Paz, Bolivia

Viernes 23 de Junio | 11:38 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Rodolfo Erostegui Torres
Atando cabos

No es desfile, es marcha de protesta

No es desfile, es marcha de protesta
El 1 de mayo se conmemora, en la mayoría de los países,  con excepción de Estados Unidos de Norteamérica, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y el Principado de Andorra, el Día del Trabajador. No sólo se recuerda  la conquista de la jornada laboral de ocho horas, sino también la capacidad de movilización y lucha de los trabajadores para conquistar sus principales reivindicaciones. Por ello, en la mayoría de las naciones, y en especial en la nuestra, no es una jornada únicamente de recordación, sino de lucha. Con mucha frecuencia en las marchas del 1 de mayo de la Central Obrera Boliviana (COB) se escucha el estribillo: "Esto no es desfile, es marcha de protesta”.

En la mayoría de los países se celebra el 1 de mayo el Día Internacional de los Trabajadores en conmemoración al inicio de una huelga de trabajadores norteamericanos que pedían el respeto por la jornada laboral de ocho horas que contemplaba la Ley Ingersoll, promulgada por el presidente Andrew Johnson en 1886, que recogió la idea del empresario y socialista utópico británico Robert Owen, que argumentaba en favor de una jornada reducida porque -según su interpretación- la calidad del trabajo está en estrecha relación con la calidad de vida de los trabajadores: el salario, la vivienda, la higiene industrial y la educación. Fue uno de los pioneros en la política social y también uno de los primeros en alertar lo nocivo del trabajo infantil.

La lucha por una jornada laboral de ocho horas fue enarbolada por los trabajadores desde inicios de la Revolución Industrial. El debate filosófico y la lucha de los trabajadores coincidieron en el IV Congreso de los trabajadores afiliados al American Federation of Labor (AFL) en Estados Unidos, quienes resolvieron hacer cumplir la Ley Ingersoll a partir del 1 de mayo de 1886; caso contrario, llamarían a una huelga. 

Entre el 1 y 3 de mayo más de 200 mil trabajadores iniciaron la huelga. Los trabajadores se concentraron el día 3 de mayo en la  plaza de Haymarket de Chicago, donde se enfrentaron con la Policía. La justicia persiguió a los líderes de los trabajadores y el 11 de noviembre de 1887 fueron ahorcados en la cárcel de Chicago siete de los dirigentes.  Al entierro asistieron más de medio millón de personas. La conmemoración del 1 de mayo como Día Internacional de los Trabajadores fue instaurada en París en 1889, por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional de los partidos socialistas y laboralistas.

En nuestro país, el 1 de mayo de 1923 los trabajadores del centro minero de Uncía se reunieron, en pleno Estado de sitio, en la plaza del distrito minero para fundar, en acto público, la Federación Obrera Central (FOC) de Uncía. Esta federación fue combatida por la gerencia de la empresa minera y crearon una organización de trabajadores paralela. La gerencia despidió a todos los trabajadores afiliados a la FOC, a lo cual éstos respondieron coreando: "Soy federado de mayo, aunque corra bala no me desmayo”. 

El Estado, en complicidad con la gerencia, reprimió a los trabajadores causando la muerte a seis federados. Esta federación fue descabezada y disuelta. En 1926 en Oruro, el Consejo Nacional de la Federación Obrera del Trabajo (FOT) decretó que el día 4 de junio se declare el Día del Trabajador Boliviano. Según esta resolución, los trabajadores debemos realizar un paro de un minuto al mediodía cada  4 de junio. La COB, en conmemoración a los cientos de trabajadores asesinados durante sus protestas, debería instruir que el 4 de junio se realice el paro de un minuto al mediodía. 

La jornada laboral de ocho horas con todas sus reglamentaciones se consolidó en el mundo. En 1919 se creó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En la primera Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), realizada en 1919 en Washington,  se aprobó  el Convenio No. 1 de esta organización,  en el que  se afirma que la jornada laboral no podrá exceder de las ocho horas por día y de 48 horas por semana. Nuestra legislación recoge lo estipulado en el Convenio en su Artículo 46 que dispone la "jornada efectiva de trabajo no excederá de ocho horas por  día y de 48 horas por semana”.  Tenemos que aclarar que esta disposición cubre a un porcentaje muy pequeño de los trabajadores de nuestro país, la mayoría labora al día más horas porque no son asalariados, sino por cuenta propia, sin ningún derecho ni protección social. 

Actualmente existen experimentos, el más conocido es el del Ayuntamiento de Gotemburgo, en Suecia, para disminuir la jornada laboral a seis horas. Al parecer no tuvieron mucho éxito y se restituyó la jornada de ocho horas. Pero ya se comenzó a discutir.

Rodolfo Eróstegui T. es experto  es temas laborales.
60
2

También te puede interesar: