La Paz, Bolivia

Sábado 21 de Octubre | 15:29 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Rodolfo Erostegui Torres
Atando cabos

Desarrollo industrial: cómo soplar para hacer botella

Desarrollo industrial: cómo soplar para hacer botella
Hace unos 15 años escuché unas palabras parecidas a éstas, pronunciadas por un pequeño empresario y técnico en mecánica industrial: Para beneficiar la quinua utilizamos tecnología del café, que utiliza excesivamente agua; nosotros debemos crear nuestra propia tecnología. Al poco tiempo esa persona (Víctor Pacosillo) y gracias a una alianza con los científicos del Centro de Promoción de Tecnologías Sostenibles (CPTS) nos presentaban una tecnología para beneficiar la quinua de manera amigable con el medioambiente. 

 Uno de los aspectos fundamentales de una política industrial es la investigación y desarrollo tecnológico. La innovación tecnológica de las empresas les sirve para incorporar nuevos argumentos productivos, y  crear nuevos productos y procesos. Pero no es una novedad decir que nuestro país tiene un atraso tecnológico considerable, debido a que la investigación y desarrollo de tecnologías es muy escasa, y porque los empresarios nacionales sólo pueden acceder en los mercados internacionales a tecnología que bordea la obsolescencia, salvo raras excepciones.
 
 Todas las inversiones, ya sean del sector público o privado, se realizan importando tecnología. 

Por las anteriores razones se tiene que aplaudir lo que han realizado conjuntamente los del CPTS y la empresa CITY en los pocos años que dura dicha alianza.  Se dedicaron a investigar y a desarrollar tecnologías de producción más limpia en los procesamientos de alimentos y la producción agrícola, fundamentalmente la quinua. Según una publicación de CITY, se dice que en alianza con el CPTS ha investigado, diseñado y fabricado tecnología de alta eficiencia para el beneficiado de quinua, la misma que cumple con normas del Códex Alimentario y normas de certificación orgánica. 

Esta tecnología, con una capacidad nominal de producción de 2500 [TM/año] (10 veces más que la capacidad de la tecnología empleada hasta ese entonces), ha sido adquirida por las empresas de beneficiado más importantes de Bolivia, lo que ha coadyuvado a incrementar los volúmenes de exportación de quinua. También bajo la misma alianza  ha investigado, diseñado y fabricado tecnología agrícola de Producción Más Limpia para la producción de quinua orgánica en tierras áridas, no tradicionales, del altiplano boliviano. 

Con este proyecto, en el cual hasta donde sé no participó el Estado, se logró transformar la producción agrícola del altiplano. Quizá este sea un modelo que se debe incentivar desde el Estado para generar una nueva cultura de colaboración entre las Organizaciones No Gubernamentales y el sector productivo. La alianza CITY y CPTS nos está mostrando cómo soplar las botellas para el desarrollo industrial. La asistencia técnica que proporciona el CPTS al sector productivo, según lo ofertado en su página web, se basa en el examen a fondo de la tecnología, procedimientos operativos empleados por cualquier emprendimiento productivo para, de esa forma, detectar las ineficiencias y a partir de ello buscar las soluciones. 

Utilizando este método se logró detectar, a partir de la intervención en CITY, las ineficiencias en el beneficiado de la quinua e inventaron conjuntamente una nueva tecnología que revolucionó el sector; además una cultura del cuidado del medioambiente, a partir del ahorro en agua, energía, manejo de residuos, etcétera, así como el impulso de una producción tendente a presentar un producto de alta calidad.

Esta experiencia de impulso de la producción más limpia a partir del cambio tecnológico exige un esfuerzo conjunto de los empresarios, gobierno y, por supuesto, de los trabajadores.
 
Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
56
1

También te puede interesar: