La Paz, Bolivia

Jueves 19 de Octubre | 03:12 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Focus

¿La Academia Sueca banalizó el Nobel?

¿La Academia Sueca banalizó el Nobel?
¿Merecía Bob Dylan el Nobel de Literatura? Por primera vez la Academia  Sueca otorgó el Nobel de Literatura a un cantautor. El premiado es un talentoso poeta, pero su obra no tiene la calidad literaria que requiere el máximo galardón de las letras.

Dylan (Robert Allen Zimmerman) es una leyenda del rock pero no un literato. Su talento es incuestionable, por eso ha sido merecedor de varios Grammys y de un premio Oscar. La opinión pública, sin embargo, se pregunta si sus versos son o no literatura.

Pocas veces se ha visto tanta controversia en torno a un premio. Los académicos se demoraron una semana más en anunciar el fallo y los que  conocen la buena literatura se han sentido frustrados. Sus admiradores, sin embargo, festejaron.

El Nobel de Literatura debe ser otorgado a un escritor, un creador, un pensador con una destacada trayectoria literaria, al máximo exponente de las letras, como se ha venido haciendo por más de un siglo. Un autor que ha publicado libros memorables que permanecerán en el tiempo y que son lecturas indispensables. Lo muestra la notable lista de ganadores.

La vocera de la Academia Sueca anunció que el jurado había valorado "haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.

Alfred Nobel estaría sorprendido. Decretó que "el premio debía ir a un escritor con el trabajo más destacado…”.

Vargas Llosa comentó: "¿El próximo año se lo darán a un futbolista?” Y volvió a criticar a la civilización actual, en la que predomina el espectáculo.

Sin duda la poesía es una de las máximas expresiones de las letras.

Grandes poetas han sido galardonados con el Nobel, como Pablo Neruda,  Octavio Paz, Juan Ramón Jiménez, Gabriela Mistral o Vicente Aleixandre. Su obra es monumental y es una obligación leerla, no así la de Dylan que no tiene su talla, aunque sus poemas de protesta fueron muy influyentes durante la década de los años 60. Su trabajo se acerca más a letras de canciones populares que a una obra lírica. 

Un mérito del premiado, sin embargo, ha sido componer música a sus versos como a Serrat o Silvio Rodríguez.

El  cantante ruso Yuri Lozá afirmo que Dylan es conocido únicamente en la cultura de su país y no la mundial, lo cual pongo en duda.

Otro premio controvertido fue a Winston Churchill, en 1953, que escribió  Memorias de la Segunda Guerra Mundial,  por "su dominio de la descripción histórica y biográfica, así como su brillante oratoria en defensa de los valores humanos”. Para muchos su obra era escasa y no creativa. Probablemente fue un reconocimiento más por su extraordinaria participación en la Segunda Guerra.

Se quedaron en la lista de espera los muchas veces mencionados candidatos, el estadounidense Philip Roth, el japonés Haruki Murukami, el keniano  Ngugi wa Thiong’o , el checo Milan Kundera y el poeta árabe Ali Ahmad Said Esber, conocido como "Adonis” y probablemente uno de los más influyentes en la actualidad.

Es fundamental promover la lectura, las letras, las artes, la cultura más aún cuando cada día se banaliza más. El mundo actual está dominado por las redes sociales, que no son precisamente el mejor camino para el conocimiento.

No nos debe sorprender la decisión de la Academia porque jamás le otorgó el premio a Jorge Luis Borges, probablemente el mejor escritor que ha producido Latinoamérica ni a James Joyce, que modernizó la literatura. Injusticias históricas.
 
Verónica Ormachea G. fue jurado del Premio Cervantes 2015.
68
13

También te puede interesar: