La Paz, Bolivia

Viernes 28 de Abril | 04:05 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Focus

Fidel, el superviviente

Fidel, el superviviente
Fidel Castro fue la Revolución cubana. Y, a pesar de haber sido odiado y amado, pasará a la historia como una de las figuras políticas más emblemáticas del siglo XX.

El líder cubano murió sin darle el gusto a sus enemigos de la CIA de ser asesinado tras ser víctima de decenas de atentados.

¿Por qué los cubanos que se quedaron en la isla lo siguen llorando? Porque dos generaciones no conocieron otro líder ni sistema político.

¿Cómo ha podido Cuba supervivir más de 50 años a tan brutal embargo económico de Estados Unidos? 

Fue por el carisma de Castro y su habilidad para reinventar su política ante el aislamiento y adversidad. Incluso utilizó el bloqueo para obtener apoyo de otros países.  

Con su avasalladora personalidad y sus discursos eternos, vestido con su famoso uniforme verde oliva y gorro, concientizó a dos generaciones que no había mejor sistema que el comunista. Los convenció de los sacrificios que tenían que atravesar en aras de la igualdad.  Si bien les dio salud, educación y vivienda -no poca cosa-, el pueblo pasó hambre, les quitó las libertades ciudadanas, y el país no se modernizó ni insertó en el contexto internacional.   

Fidel era el poder absoluto. Durante más de 50 años mantuvo un régimen dictatorial y para sostenerlo no le tembló la mano para ejecutar, exiliar, encarcelar a sus opositores y a los disidentes.  Y, luego, se dio el lujo de que la familia Castro se prorrogue en el poder, aunque, curiosamente, no proyectó a sus hijos. 

Al principio se alineó a la URSS. Fue un interés mutuo. A los soviéticos, en plena Guerra Fría, les convenía tener un satélite a 150 kilómetros de Estados Unidos y, a los cubanos, ser subvencionados por ellos. Cuando la crisis de los misiles, en 1962, a pesar de que los soviéticos los retiraron con la cola entre las piernas, se acordó que Estados Unidos no invadiría la isla.

Si bien propagó la revolución en Latinoamérica, el foquismo fracasó en Bolivia. El legendario Che Guevara terminó ejecutado en nuestro país. El campesinado boliviano no llegó a comprender la ideología. 

Finalmente, el Muro de Berlín cayó solo. Hoy existen países comunistas como China, con economías capitalistas. Se comprobó que el comunismo no da riqueza ni respuestas a las ambiciones personales del hombre.

A pesar de la caída del Muro, Cuba supervivió. Abrió las puertas  a un turismo muy costoso para obtener divisas. 

Luego, Fidel se convirtió en el líder ideológico del Socialismo del Siglo XXI que hoy agoniza. La isla pudo sobrevivir gracias al petróleo que le proporcionaba Venezuela, el que incluso revendía. 

Cedió el poder a su hermano Raúl, más tolerante y pragmático, que terminó estableciendo relaciones diplomáticas con su peor enemigo: Estados Unidos. El embargo sigue y su levantamiento está en manos del Congreso, cuya mayoría es republicana. Lo más probable que no lo anulen, porque Trump no hará el esfuerzo de convencerlos. 

El futuro de Cuba es incierto. Por ahora seguirá el castrismo. Raúl ha anunciado que dejará el poder el 2018. Por ahora no tendrá la influencia ortodoxa de Fidel y, probablemente, dé mayor apertura económica por necesidad, porque la situación económica de la isla es crítica.

No se sabe si habrá apertura política. Se habla que su sucesor sea el militar Alejandro Castro Espín, único hijo de Raúl, que, según testigos, fue entrenado por Fidel. También se habla del vicepresidente Diaz- Canel Bermúdez.

Ya no son tiempos de dinastías, ni sucesiones. Raúl debe llamar a elecciones y democratizar la isla.


Verónica Ormachea G. es periodista y escritora.
78
7

También te puede interesar: