La Paz, Bolivia

Miércoles 26 de Abril | 19:19 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Focus

Londres de luto, Europa tiembla

Londres de luto, Europa tiembla
El  Brexit  ha sido un error histórico. Con la votación de los británicos a favor del retiro del Reino Unido de la Unión Europea (52%) nadie ha resultado beneficiado.

David Cameron quedará como el peor Primer Ministro de la historia de Gran Bretaña por su irresponsabilidad al convocar a un referendo que va en contra de los intereses del Reino Unido y de Europa. Nunca se imaginó el alcance si ganaba el  Brexit. Ha roto el proyecto integrador de mayor éxito.

La UE se creó para preservar la paz que se mantuvo por casi medio siglo y para evitar una nueva guerra mundial.
Como era de esperar, la libra esterlina cayó a su nivel más bajo desde 1985. Esto corrobora que el referendo fue una decisión políticamente incorrecta.

Estados Unidos y ningún país europeo se mostró a favor del  Brexit.  Incluso la OTAN, así como el FMI instaban, a los británicos a mantenerse en la UE.

Ésta permaneció cohesionada a pesar de las crisis económicas de Grecia y de economías débiles como la de España e Italia, que les costó mucho caminar junto a la de Alemania y de los países del norte de Europa.

¿Qué llevó a Cameron a convocar al plebiscito? A pesar de que él promovía la permanencia, prometió realizarlo si ganaba las elecciones parlamentarias de 2015 y por presiones de la derecha UKIP (Partido por la Independencia). Un oportunista.

Los principales argumentos para el retiro eran que querían controlar la inmigración en aras de la seguridad y los gastos que ello representa al Reino Unido, que ofrece muy buenos beneficios en educación, salud y vivienda que - según los británicos - es a costa de sus impuestos. Los adultos mayores de clase media, no bien informada, fueron los que en su mayoría votaron por el retiro. También les brotó un nacionalismo insular extremo.

Ellos nunca pertenecieron en su totalidad a las 28 naciones de la UE. No adoptaron el euro y se abstuvieron de ser del grupo Schengen que permite la libre circulación. Para ingresar al Reino Unido muchos ciudadanos del mundo requieren visa.

Escocia e Irlanda del norte votaron por quedarse. Ahora pedirán su independencia y se corre el riesgo de dividir al Reino Unido.

La UE traía muchas ventajas. Los británicos exportaban casi la mitad de su producción  les dio riqueza y crecimiento. Contaban con el mercado libre, con arancel cero y sin tasas comerciales.

Ahora se vendrá un receso económico. Decrecerá el comercio exterior, la inversión externa, muchas empresas se retirarán, habrá cesantía y sus ciudadanos no podrán trabajar ni vivir con libertad en los otros países de la UE.
 
Será un país más aislado, con menos potencial económico, posición contrapuesta a la globalización, a donde apunta el mundo actual.

Esperamos que esto no tenga un efecto dominó. Líderes de partidos de ultra derecha y de antiinmigracíon, como Le Pen de Francia y Geert Wildes de Holanda, apoyan el Brexit.

La favorita para suceder a Cameron, que renunció, es la ministra del Interior. Theresa May. Sería un error que asuma un seguidor del Brexit. Por ahora queda la peligrosa incertidumbre.

Verónica Ormachea G. es periodista y escritora.
49
7
Comentarios

También te puede interesar: