La Paz, Bolivia

Miércoles 22 de Marzo | 20:17 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Avión de Lamia no tenía certificado para volar por encima de 29.000 pies ni plan de vuelo

El informe de Aeronáutica Civil de Colombia señala que la irregularidad encontrada fue que el avión no estaba certificado para volar por encima de 29.000 pies y en el plan de vuelo presentado a AASANA se anotó que lo haría a 30.000 pies.

Avión de Lamia no tenía certificado para volar por encima de 29.000 pies ni plan de vuelo
Agencias /
El avión en el que viajaba el equipo de futbol brasileño Chapecoense iba con exceso de peso, combustible al límite, volaba a una altitud para la que no tenía licencia y presentaba deficiencias en el plan de vuelo, de acuerdo con un informe preliminar presentado este lunes por la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil).

La irregularidad encontrada, investigación realizada por Aerocivil, fue que el avión supuestamente no estaba certificado para volar por encima de 29.000 pies y en el plan de vuelo presentado a la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA) de Bolivia se anotó que lo haría a 30.000 pies, reporta el diario español La Vanguardia.

Según el secretario de Seguridad Aérea de Aerocivil, coronel Fredy Bonilla, el avión de Lamia "no tenía un plan de vuelo regular ni certificado en base a sus capacidades técnicas”, reportó el diario El Deber.

Sostuvo que la investigación dio cuenta que la aeronave fue autorizada por AASANA, en el aeropuerto cruceño de Viru Viru, para volar por encima de los 29.000 pies, sin la certificación que se requiere para subir hasta esa altura.

El martes 20 de diciembre, el ministro de Obras Públicas y Servicios, Milton Claros, después de una investigación gubernamental, señaló que la culpa del accidente era de la aerolínea Lamia y del piloto de la aeronave que se estrelló, Miguel Quiroga, fallecido en el siniestro.

"Lo que ha acontecido con este trágico evento es responsabilidad directa de la empresa Lamia y el piloto”, dijo entonces Claros, al presentar los resultados de una investigación gubernamental.
Las autoridades de Aeronáutica Civil de Colombia advirtieron que, según el Convenio de Chicago, establece que el país donde ocurrió el accidente es el encargado único de la investigación del siniestro.

De acuerdo con la indagación, cuyo propósito no es hallar responsables sino hacer recomendaciones para evitar futuras tragedias, la autoridad encargada de aprobar los planes de vuelo en Bolivia (AASANA) falló al aceptar unas condiciones de traslado "inaceptables" propuestas por Lamia, reporta el diario colombiano El Tiempo.

"No se cumplió el plan de vuelo", agregó Bonilla, quien explicó que para la ruta entre Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y Medellín la aeronave debía contar con una reserva de combustible para sostenerse en el aire al menos una hora y cuarenta minutos.

Además, afirmó, el avión RJ85 de Lamia "supuestamente" tenía una certificación para volar por encima de los 29.000 pies, para lo cual no tenía capacidad.