La Paz, Bolivia

Sábado 24 de Junio | 11:44 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Custodiará a un nuevo cementerio

En Llojeta se alza la cruz andina más alta de Bolivia

Mide 45 metros y brillará en la noche. A sus pies un campo santo guardará ritos andinos

En Llojeta se alza la cruz andina más alta de Bolivia

El monumento mide 45 metros de alto y fue elevado en la zona de Alto Llojeta, ayer.

Ivone Juárez  /  La Paz
Al menos una docena de hombres, apoyados con grúas y otras maquinarias,  fueron necesarios para  elevar  en la zona de Alto Llojeta  la cruz andina de 45 metros de altura   que diseñó el arquitecto  Luis Iturralde. El trabajo duró al menos siete horas, bajo un sol ardiente y una brisa ligera que ayudó a realizar el trabajo. La cruz es el  símbolo que custodiará el nuevo cementerio jardín de Kantutani: Los Andes. 
Es el monumento más alto de Bolivia. Mide cinco metros más que el Cristo Redentor de Cochabamba y tres más que el de la  Virgen de la Candelaria de Oruro. Está situado en la cúspide del nuevo cementerio, desde donde prácticamente dominará gran parte de la ciudad de La Paz y brillará en las noches, porque contará con un sistema de iluminación especial.
 La cruz gigante, cuya base es de concreto y su cúspide de aluminio y revestimiento de plancha, es parte de la identidad del nuevo proyecto de Kantutani, el cementerio Los Andes, que además de campo santo, busca convertirse en un atractivo turístico para La Paz.
Sus creadores quieren convertirlo en un  área verde que resalte la belleza de la zona montañosa que caracteriza a Alto Llojeta, ubicada en la zona Sur. Con la cruz andina gigante, que tiene a su derecha al Illimani, al frente al Chacaltaya y a  la fabulosa cadena montañosa que caracteriza a La Paz, el desafío no será difícil.
"Es un proyecto que forestará el lugar”, señala Luis Iturralde, gerente general de Kantutani.
Tradiciones y ritos
El cementerio Los Andes está proyectado sobre una superficie de 7,5 hectáreas, que cuenta con siete sectores, bautizados con los nombres de los eternos centinelas  de La Paz: Illimani , Mururata, Sajama, Illampu, Chacaltaya y otros. 
En esencia busca fomentar y preservar las tradiciones y ritos  de la cultura andina en torno al sepelio y el entierro.
 "En la cultura andina el sepelio y el  entierro son un homenaje a la vida misma, es el último acto social en homenaje al ser querido que muere y en ese acto se celebran muchas ceremonias y ritos”, explica René Machaca, administrador del cementerio.  
En ese sentido, el campo santo, que  tiene capacidad para "45.000 posibilidades de entierro (tumbas)”, estará acondicionado para que los familiares de la  persona fallecida realicen todos los ritos que acostumbran.
 Antes del entierro se podrá  celebrar una misa en la capilla construida en el lugar, se contará con un servicio religioso musical y con un espacio para acompañar a los dolientes.
  "En la cultura andina se acostumbra a realizar una reunión después del entierro para acompañar a los dolientes. Cuando la reunión termina, personas ajenas a la familia dejan las sillas volteadas para evitar que el fallecido se lleve a los  familiares. Ese tipo de tradiciones podrá ser celebrado en este cementerio, bajo un estricto estatuto que firmarán los propietarios de los espacios”, afirma Machaca.
 

 
2
0
Comentarios

También te puede interesar: