La Paz, Bolivia

Viernes 24 de Marzo | 04:00 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Los hogares paceños están listos para el reencuentro con las almas

Las cañas son bastones y las llamas de pan, el transporte de las almas que regresan por un día. Hoy al mediodía se arman las mesas para los difuntos.

Los hogares paceños están listos para el reencuentro con las almas
Página Siete /  La Paz

A las 12:00  de hoy miles de familias recibirán en sus hogares a las almas  que  permanecerán  durante un  día entre los vivos. Comida, dulces, bebida y pan forman parte del   banquete  de bienvenida y despedida a los seres queridos.

El afán empieza días antes con las compras de  harina,  manteca y  azúcar  para preparar las t’anta wawas. "En mi caso  empieza  con un mes de anticipación”, dijo   Julia Mamani mientras hacía sus últimas compras  en  la  Max Paredes.

En esta calle  se puede encontrar desde la tela  negra, que servirá de mantel para la mesa, hasta las caretitas para el pan; además de  dulces, velas y coronas  de plástico colorido. Para quienes dejaron la vida siendo aún jóvenes -como el hermano de Julia- las flores y los adornos deben ser  blancos o  plateados. 

"Esta fiesta es de origen prehispánico antes que la Iglesia traiga    Todos Santos. Era la fuente de protección de los ancestros    a los vivos. En aquel entonces no había los cementerios, las chullpas se edificaban en altas  montañas o en las casas”, explicó la concejala Beatriz Álvarez.

La tradición dice que las almas se van a morar a las montañas con los achachilas desde donde vuelven a su hogar con los vivos .    Este camino  está lleno de ríos y barrancos por lo que   en  las mesas de Todos Santos no debe faltar la caña de azúcar que  servirá a los difuntos como  bastón.

Para cumplir esta larga travesía, tanto de ida como de vuelta, son imprescindibles el agua y la coca.
 
Los caballos y llamas de pan ayudarán a las o los viajeros a llevarse al otro mundo  el alimento que la familia  preparó para ellos. Las escaleras les servirán para bajar al plano terrenal.

Los bizcochuelos representan los ataúdes pero también  son las almohadas en las que los ajayus  reposarán tras su viaje.  Los suspiros simbolizan  el último aliento de vida antes de morir. 

Según dicen,  la llegada de las almas se verifica en el parpadeo de las velas que custodian el altar.
6
0

También te puede interesar: