La Paz, Bolivia

Viernes 26 de Mayo | 01:43 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Teleférico Azul y minibuses ya compiten por tiempo y costo

El costo del pasaje es de Bs 3 frente a Bs 1 que cobran los minis; a cambio, los alteños ahorran tiempo. La tarifa de interconexión con el ramal Rojo entra en vigencia hoy.

Teleférico Azul y minibuses ya compiten por tiempo y costo

Sara Aliaga / Página Siete. Alteños, maravillados al ver la urbe desde la nueva línea del teleférico.

Leny Chuquimia  /  La Paz 

¿Sabe a cuánto está el pasaje? es la pregunta más común cerca la boletería de la flamante estación de la línea Azul en la extranca a Río Seco entre quienes se aprestan a estrenar el ramal alteño. Mientras que ¿haz controlado en cuánto tiempo hemos llegado? es la  interrogante de quienes, en el mismo punto, desembarcan.

 Con la puesta en marcha de la línea Azul del teleférico, el viernes,    se ha abierto una nueva opción de transporte para los alteños frente al servicio de los minibuses que llegan hasta Río Seco. Para algunos usuarios la tarifa del teleférico es muy alta y para otros eso no importa si el tiempo y la comodidad es la ganancia.  

"Tres bolivianos es un poco  caro. Para ir  y volver a la Ceja ya son seis bolivianos que no siempre hay en el bolsillo  y bajar hasta la ciudad   otros seis más. Para quienes vivimos al día por aquí no está a nuestro alcance, pero para los que  trabajan en oficinas el tiempo es oro”, dice entre sonriente Andrea Chura.

Muy temprano se preparó para  volar y ver desde el cielo toda la urbe alteña. Pero su emoción duró poco. "Pensé que hoy iban a inaugurar y que iba a ser gratis. pero ya había sido ayer  y ahora tengo que pagar pasaje”, confiesa jugando con los dedos.
 
     Sus trenzas completamente blancas dan fe de los más de 70 años de vida que acumula en una sonrisa tierna y algo ronca. ¿Usted cree que la gente use a ese precio? es su interrogante.

Pues para muchos sí lo vale. "Es ahorrarse todo un viaje. Sobre todo en días de feria va ha ser muy útil porque con el tráfico se tarda hasta más de una hora”, asegura Alfredo Mamani. 

Mirando su celular señala que tardó 25 minutos desde la estación que une a la línea Azul  a la Roja hasta la extranca a Río Seco. "Pagar tres pesos cuando estas apurado es  casi nada, además es mas cómodo sin tanto conflicto. Además, si eres universitario es menos la tarifa”, manifiesta. 

En el discurso de inauguración el gerente de la estatal recalcó que esta línea busca beneficiar, principalmente, a personas con discapacidad, estudiantes y adultos mayores, que son quienes sufren los maltratos del transporte tradicional. Para este grupo hay la tarifa preferencial.  

Para quienes hagan la interconexión con la línea Roja para bajar a la ciudad de La Paz también habrá una rebaja. Al igual que en la Amarilla y la Verde, con el uso de la tarjeta el segundo viaje costará sólo dos bolivianos. 

Para doña Andrea esa es su ventaja. "A mí 1,50  no más me va a costar, pero tengo que traer mi carnet de identidad y 20 pesos y ya con eso ni fila voy a hacer”, manifiesta. "Pero eso ya será después, porque hoy no tengo nada”, dice casi al oído.

  Una urbe  desde el cielo

"Mirá, se ve todo El Alto”, es la exclamación general dentro las cabinas. Y es que, a diferencia de la hoyada paceña, El Alto, completamente plano, no muestra sus paisaje, si no es desde el aire.

  Rosaluz Condori  llegó de paso desde Tacna, Perú, y el teleférico recién estrenado le pareció la mejor forma de conocer la ciudad. "Queremos ver qué tal es el sistema y ver la ciudad desde el aire”, comenta con el acento tan peculiar  del país vecino.

  Una vez en el aire, la realidad superó la expectativa previa. Sin ningún esfuerzo se divisa El Alto en su plenitud, desde los sectores en proceso de urbanización hasta las calles llenas de vehículos y de techos de plástico de colores de cientos de comerciantes que, previo al domingo de feria, van tomando las calles.

Entrando al sector dedicado a la Feria de la 16 de Julio -la más grande del país- al interior de los patios y edificios se ven talleres y depósitos que muestran la verdadera magnitud de este evento semanal. Mientras la cabina avanza lo que parecía un cementerio de vehículos desmantelados se convierte en el taller de una de las tantas chaperías. Cerca de un centenar de puertas, llantas y parabrisas se acomodan en filas y columnas.

 "Mira, se ve el aeropuerto. Está despegando un avión”, se asombra Condori.

 

Pese a amenaza, el pasaje de minis se mantiene

 

"Un boliviano  nomás hay que pagar hasta la Ceja”, asegura doña Eugenia Cusi frente a la flamante estación del teleférico Azul de Río Seco.  "Pero pasando  la esquina ya es 1,50”, advierte.

Tras la inauguración de la línea Azul del teleférico, el secretario general de la Central Única de Colectivos y Minibuses  de El Alto, Víctor Tarqui, aseguró que el al menos 10 sindicatos se verían afectados con la disminución del 20% de sus ingresos. En las redes sociales circuló una denuncia sobre una supuesta alza de pasajes a partir de ayer.

"No hay alza. La agente se queja de nosotros, pero no todos somos iguales”, asegura uno de los conductores que cubre la ruta extranca a Río Seco-Ballivián. "El pasaje sigue siendo un boliviano”, afirma.

  Su compañero que hace la ruta de este mismo punto a la Ceja manifiesta que siguen cobrando un boliviano. "Lo que pasa es que este punto es el límite del tramo corto. Pasando, aunque una cuadra, ya es 1,50”, explica.

Esta tarifa diferenciada rige desde abril de 2013, cuando la Alcaldía estableció el pasaje de un boliviano para tramos cortos y uno con 50 centavo para tramos largos o de parada a parada.
 
Para el control, la comuna estableció las extrancas como punto de referencia para la tarifa menor.

"Cuando no hay movilidad igual quieren  cobrar a 1,50, pero eso no es por el teleférico, sino por el trameaje que hacen. Por eso hay que pagar con sueltitos”, aconseja Cusi.

Reacios a hablar o dar su identidad, los choferes aseguraron que no hay incremento de los pasajes. Ninguno quiso hablar del nuevo servicio de transporte.

 

Dos  estaciones de la Azul reviven las plazas alteñas

 

Leny Chuquimia  /  La Paz 

"Se ha perdido espacio, pero también se ha recuperado la plaza”, evalúa  Ricardo Suntura al ver desde una de las cabinas la plaza Libertad de la zona 16 de Julio. En este lugar se encuentra la segunda estación del nuevo ramal de transporte por cable. 

La percepción, con sentimientos algo encontrados, también se da en el resto  de los pasajeros. "Lo habían arreglado bonito”, "por lo menos ahora está limpia”, "pero ha quedado pequeña”, "pero ya tiene un parque para los niños ”, comentan.

    Al inicio del proyecto, sobre la  base de un convenio firmado, la Alcaldía de El Alto transfirió a la  estatal de transporte por cable 5.000 metros cuadrados en la plaza Libertad y 4.000 en la plaza La Paz. Ambas, según los vecinos,  en un estado de descuido debido al ingreso de gente mal entretenida o dependientes del alcohol y los inhalantes.

 "Otro problema eran los comerciantes que en feria entraban y dejaban todo sucio y, claro, lo poco que se podía arreglar quedaba sólo como maquillaje”, indica Suntura.

   Con la nueva estación, en esta plaza ahora funcionará un centro cultural. Además, un parque de entretenimiento para los niños.

En la plaza La Paz las mejoras en cuanto a limpieza son notorias. En el lugar, antes considerado como refugio de indigentes y con varios problemas de inseguridad, ahora están plantados    tres mástiles para la iza de la bandera. Las rejas que la rodean han sido refaccionadas.

 La estación ocupa casi todo el centro del espacio público. A los costados se prepara el terreno para la implementación de varias jardineras.

"Para evitar la inseguridad a veces se cerraba la plaza, igual no  se podía usar. Ahora va a haber gente, iluminación. Ojalá que eso ayude a que no sea un lugar inseguro”, manifiesta Suntura.

 Otro  de los espacios en conflicto durante la implementación del ramal fue por el terreno de la  Universidad Pública de El Alto. En este punto se encuentra la cuarta estación del la línea Azul, que ahora es un paso peatonal.

En la última estación aún continúan los trabajos. En medio del desorden de la extranca  preparan algunas áreas verdes.

 

 

 
 
 

 

151
12

También te puede interesar: