La Paz, Bolivia

Jueves 25 de Mayo | 14:19 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Casi un millón de niños están en riesgo de perder a su familia

Vivir en familia es un derecho. Urgen políticas públicas para evitar su vulneración. 270 mil niños y adolescentes viven con personas que no son sus familiares.

Casi un millón de niños están en riesgo de perder a su familia

Archivo / Página Siete. Una familia compartiendo un momento de esparcimiento.

  Página Siete  / La Paz

Más de 970.461 niñas y niños bolivianos se encuentran en riesgo de perder a sus familias  debido a varios factores, por lo que sus padres llegan al extremo de  no cumplir sus responsabilidades del cuidado de sus hijos.

Esa cifra forma parte de la investigación Cada niño y niña cuenta, elaborado y presentado ayer  por la Universidad Católica Boliviana San Pablo y Aldeas Infantiles SOS Bolivia.

El estudio es resultado de un trabajo desarrollado en 2015 y 2016  por 12 investigadores, 11 asistentes de investigación y 123 encuestadores que recorrieron gran parte del país, liderados por el Instituto de Investigaciones en Ciencias del Comportamiento (IICC-UCB), explicó el rector regional de la Unidad Académica Regional La Paz, Marcelo Villafani Ibarnegaray.

Otro de los resultados de la investigación señala que 273 mil niños, niñas y adolescentes viven con personas que no son   su familia, en acogimiento no formal; además, 30.000 menores requieren servicios de acogida institucional o familiar, temporal o de manera permanente, pues "el derecho a vivir en su familia ha sido vulnerado”.

La directora del IICC-U.C.B., Marcela Losantos Velasco, explicó que las causas para que los niños que están en riesgo de perder sus familias o de quienes ya la  perdieron son varias, entre éstas están: familias numerosas, problemas económicos, consumo de alcohol, altos niveles de maltrato infantil y conyugal, baja sensación de autorrealización personal y familiar, proyectos de vida sin proyección de futuro, desvinculación de un miembro de la pareja, los hijos quedan a cargo de terceras personas o solos en casa y perciben a las instituciones públicas como una amenaza para su unión familiar.

También señaló que los menores que perdieron a sus familias muestran que tienen severos problemas de estado de ánimo, experimentan soledad y desmotivación, las instituciones del área les hacen escaso seguimiento, no cuentan con redes sociales de apoyo, perdieron el contacto con sus familias, no encuentran fuentes laborales, entre otros.

Urgen políticas públicas

Losantos dijo que el estudio no puede quedar en las bibliotecas, sino que debe servir para la formulación de políticas públicas en favor de los niños, pues es una problemática que afecta a todos; Estado y sociedad en su conjunto.

Con el objetivo de aportar a quienes deseen generar esas políticas   a la problemática citada, la académica explicó que la investigación posibilitó la construcción de una herramienta para la detección temprana de familias en riesgo mediante la valoración del índice de protección en la familia (IPIF).

"Lo que permitirá que cualquier institución que trabaje con la problemática de la niñez podrá plantear respuestas oportunas para evitar la vulneración del derecho a vivir en familia que miles de niños y niñas atraviesan”, explicó.

La presidenta de la junta directiva nacional de Aldeas Infantiles SOS, Ana María Vargas de Granada, destacó la visibilización de los niños que se encuentran en situación de riesgo, desde una perspectiva académica. 

Afirmó que "muchas ideas y sueños se proyectan cuando los casos de vulneración de los derechos de los niños y niñas visibilizan la necesidad de enfocar nuestras acciones hacia soluciones”, y añadió: "Estos sueños sólo se hacen posible cuando inician con la voluntad política de todos los que más allá de soñar con que es posible, empezamos a convertirlos en realidad”. 

"Es tiempo de sumar voluntades para la protección integral de los niños”, exhortó.


 

16
1

También te puede interesar: