Alonso de Mendoza, la primera plaza de La Paz que vio pasar a nobles y héroes

La ciudad de La Paz conmemora hoy 470 años de su fundación. Su primera plaza lleva el nombre de su fundador, Alonso de Mendoza, desde 1950. Fue el ingreso a la urbe y escenario para homenajes y batallas.

Gente & Lugares
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - sábado, 20 de octubre de 2018 - 0:04

Randy Chávez, Carlos Gerl / La Paz

Las crónicas que escribieron los conquistadores españoles después del 20 de octubre de 1548 describen a la plaza que hoy conocemos como Alonso de Mendoza, el fundador de la ciudad (1548), como un campo copado por hortigas, conocidas aquí como itapallos. El lugar era conocido por sus habitantes Churubamba, una palabra aymara que significa campo de caracoles.

Hasta mediados del siglo XX, la tradición oral de la ciudad contaba que en el lugar los españoles, el 23 de octubre de 1548, después de haber fundado Nuestra Señora de La Paz en Laja, ingresaron al valle de Chuquiago y en Churubamba plantaron la cruz y la picota, símbolo de justicia. En 1548, Alfredo Sanjinés, por documentación encontrada en el Archivo de Indias de Sevilla, España, estableció que ese rito se realizó más bien donde está hoy el templo La Merced, conocido entonces como los Alcañiles.

En ese lugar, los conquistadores habrían paseado el estandarte real, plantado la cruz y la picota, como símbolo de autoridad, celebrando así la fundación de la nueva ciudad. En el nuevo acto de fundación de Nuestra Señora de La Paz redactaron una nueva acta.

Salvado ese detalle, Churubamba fue desde el inicio de La Paz una plaza, la primera de la ciudad. Cuando se construyó el templo de San Sebastián asumió el nombre de éste. Con los años, a uno de sus lados, donde hoy está la avenida América, se construyó otro templo: el de la Misericordia, cuyo atrio fue el primer cementerio de La Paz. El templo junto al camposanto fueron demolidos en los primeros años de la República, después de 1825.

Centro de encuentro y de comercio

Durante la época de la colonia, Churumbamba era un lugar concurrido tanto por criollos, mestizos e indígenas porque era un centro de comercio, donde los últimos vendían sus productos.

Como era la puerta de ingreso a Nuestra Señora de La Paz, en el centro de Churubamba, los españoles mandaron a construir un tablado sobre el que instalaron el busto de Fernando VII, Rey de España, junto al estandarte real. Todos los ciudadanos que ingresaban por primera vez a Nuestra Señora de La Paz debían presentar juramento de obediencia ante la imagen.

Según documentación de esa época, en este espacio público se habría llevado a cabo el primer intento revolucionario en La Paz, antes de 1809. Fue el 30 de marzo de 1808, cuando un grupo de revolucionarios paceños aglutinó a la población en el lugar. De inmediato el Gobernador acuarteló a los soldados de la guarnición, los que, armándose fuertemente, aparecieron repentinamente en Churubamba y apresaron a algunos de los cabecillas de la revuelta y a sus seguidores.

Lo revolucionarios responsabilizaron del fracaso del levantamiento a Tomás Orrantía y Ramón Ribert, de quienes se dijo habían dado aviso al Gobernador de lo que estaba a punto de ocurrir. Pero este incidente no redujo el ánimo de los revolucionarios; al contrario, éste fue creciendo hasta llegar a la tarde del 16 de julio de 1809.

Inicio y fin de La Paz

Una vez establecida la República, en 1825, en febrero de 1859, en Churubamba, el dictador José María Linares instaló su artillería para batir a las tropas del general Sebastián Agreda, que estaban situadas sobre las faldas del cerro del Calvario.

Es que esta plaza era la entrada y la salida de La Paz. En ella se iniciaban los combates, se despedían los cortejos fúnebres y era donde se originaban las asonadas y los desfiles políticos.

Por esta plaza hicieron su espléndida entrada algunos virreyes, obispos, corregidores, intendentes de la colonia; así como también varios presidentes y personajes sobresalientes, antes y después de la fundación de la República.

El nombre del fundador

Fueron los habitantes del barrio que denominaron a plaza de Churubamba como Alonso de Mendoza, en memoria al fundador de La Paz. A principios del siglo XX, aún no estaba empedrada. Su suelo era de tierra y en alguno de sus extremos se veía montones de rocas, que le daban una imagen de abandono. Los indígenas lo tenían como su mercado, donde comercializaban sus productos: chuño, papa, oca, charque, entre otros.

La arborización de la plaza ocurrió entre 1910 y 1915. En esa época también se construyó la fuente de La Paz, tallada en piedra comanche por Humberto Beltrán. El ornamento tenía una forma circular, con dos tasas, donde se alzaba la escultura de una mujer de 60 centímetros sosteniendo un cántaro de agua.

En 1948, con motivo del cuarto centenario de la fundación de la ciudad de La Paz la fuente fue reemplazada por el monumento a Alonso de Mendoza, que fue mostrado el 20 de octubre de ese año. En su discurso de homenaje al capitán Alonso de Mendoza, el presidente del Comité Paceño, Nemesio Iturri Núñez, pronunció el siguiente discurso, al pie del monumento:

“(...) El Congreso Nacional ha querido darle toda la magnificencia a los festejos de hoy y con ese motivo ha creado el Comité Pro IV Centenario, en cuyo programa y presupuesto no se ha consignado partida, ni deseo de levantar el monumento al fundador de la ciudad y para quitar agravios se organizó el Comité Paceño del IV Centenario, del que su presidente Dr. Nemesio Iturri, y es fuerza decir para que la historia tome en sus páginas, entrando en conversaciones con el dinámico y asiduo trabajador don Flavio Machicado, gerente de la sociedad industrial comanche, y el inteligente joven ingeniero D. Hugo Almaráz, colaborado por el maestro fundidor D. J. Antonio Lahore y don Antonio Bustillos, auspiciado por el activo e infatigable alcalde d. Luis Nardín Rivas y el H. Concejo Deliberante, ha puesto la primera piedra el 11 de septiembre, hace un mes y nueve días para erigir el monumento que en este momento inauguramos.

Un monumento modesto que no tiene la suntuosidad del de Hernán Cortés en México, Garay en Buenos Aires, ni Pedro Valdivia en Santiago de Chile, empero el iniciador, trabajadores, propulsores, fundidores, picapedreros, escultores, albañiles y trabajadores, todos son netamente paceños, la arena, el estuco, cemento, ladrillos, piedra, bronce, todos son productos de La Paz, no ha entrado mano extranjera en nada” (sic).

El monumento fue logrado gracias a la iniciativa e impulso de Nemesio Iturri Núñez, al trabajo de Flavio Machicado, a la dirección y diseño de Hugo Almaraz, a la fundición en bronce de D. J. Antonio Lahore y Antonio Bustillos, y al auspicio de la Alcaldía de La Paz.

En ese entonces solamente se entregó la parte central del monumento; es decir, el pedestal y la estatua de bronce, realizándose, un año después, los murales de piedra granito que se ven alrededor de la imagen.

Los murales representan dos momentos históricos en La Paz: la ceremonia de fundación de la ciudad de Nuestra Señora de La Paz en Laja y su posterior traslado al pueblo de Chuquiago, donde se asentó definitivamente.

En ambas imágenes se encuentran el capitán Mendoza con vestimenta de la época.

Mediante Ordenanza Municipal del 7 de julio de 1950, el Concejo Municipal nominó a esta plaza como Alonso de Mendoza.

Mendoza, después de fundar La Paz, retuvo para sí los cargos de corregidor y justicia mayor de la nueva ciudad. El año 1550 le fue conferido el cargo de regidor de La Paz, entregándosele los repartimientos de San Pedro, San Sebastián y Santiago. Murió en Larecaja, en 1551

Plaza modificada

En 1970 se construyó un nuevo perfil para este espacio público, por lo que fueron retirados los añosos árboles de sus extremos y se suprimió las recreaciones paisajísticas que llevaban la imagen del escudo de La Paz desde la inauguración del monumento. En el lugar se instalaron bloques de piedra comanche, en los que se incrustaron placas conmemorativas.

La plaza fue rediseñada con la imagen actual en la gestión del alcalde Ronald McLean Abaroa. Por costumbre, cada 20 de octubre las autoridades municipales se congregan en este lugar y en un acto solemne dejan ofrendas florales a los pies del monumento que recuerda al fundador de la ciudad.

Fundador de La Paz

  • Personalidad Alonso de Mendoza nació en Badajoz, España, alrededor de 1510. Desde 1530 estuvo bajo las órdenes de Hernando Pizarro, con quien participó en la campaña contra Diego de Almagro, en 1538.
  • Batallas Combatió en Salinas, Huarina y Saxahuana, en 1548, cuando fue vencido por Pizarro y comisionado para fundar una ciudad con el nombre de Nuestra Señora de La Paz.
Randy Chávez y Carlos Gerlson historiadores

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS